PROTECTINGACTIVISTS_freeactivist.png

Los Protectores de conciencia son individuos de todo tipo que creen que permitir un daño grave en sus comunidades, como el ecocidio consecuencia de una actividad industrial peligrosa, es fundamentalmente incompatible con su conciencia informada.


La protección consciente contra este daño grave (o la amenaza de dicho daño), está basada en creencias fundadas y viene determinada por el deber colectivo de cuidado. Los efectos adversos de ese daño grave se pueden percibir no sólo localmente, sino también nacional y globalmente. Este es el caso, por ejemplo, del "fracking" del que encontrará más detalles en adelante.

El derecho a la libertad de conciencia ya está amparado por la ley y no tiene que estar en consonancia con el ecocidio para ejercerlo. Simplemente al firmar una petición, escribir a sus representantes electos, o por supuesto al inscribirse para convertirse en Protector de la Tierra por ley, está haciendo valer ese derecho.  

Además, si está haciendo frente, o va a hacerlo, a una acción legal contra usted como resultado de su actuación consciente para prevenir un ecocidio, el inscribirse como Protector de la Tierra legal le dará un recurso directo para presentarlo en la Corte. Si está en esa situación, continúe leyendo para obtener más detalles por favor.
Nosotros también podemos proporcionarle apoyo directo con asesoramiento y preparar la documentación para presentar su caso en la Corte. Por favor, contacte nosotros para más información. 

 

CONTEXTO HISTÓRICO

En el pasado, los cuáqueros fueron criminalizados por reivindicar su objeción de conciencia a la guerra y muchos fueron enviados a prisión por sus creencias. Así, a través de la historia, doquiera donde ha habido una injusticia, individuos y comunidades han actuado con conciencia, ya sea para rechazar o para prevenir: los abolicionistas que se levantaron en contra de la esclavitud, todos aquellos que apoyaron a Gandhi, la Reforma Protestante, el movimiento anti-apartheid, las mujeres sufragistas, el movimiento americano de los
derechos civiles y muchos más en todo el mundo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Reino Unido garantizó el estatus de objetor de conciencia no sólo a pacifistas integrales, sino también a cualquiera que rehusara a combatir en dicha guerra. En la actualidad, la libertad de hacer valer la conciencia ha sido reconocida por la ley como un derecho universal. Después de la Segunda Guerra Mundial, la Declaración Universal de los Derechos Humanos codificó la libertad de religión, conciencia o creencia (artículo 18). Ningún objetor de conciencia puede ser encarcelado por rehusar ir a la guerra.

 

LA LEY: SU DERECHO A LA LIBERTAD DE CONCIENCIA.

Usted tiene derecho a ejercer su libertad de conciencia amparado por el Artículo 9 de la Convención Europea de los Derechos Humanos (o el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos si es fuera de Europa) que dice:

  1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho implica la libertad de cambiar de religión o de convicciones, así como la libertad de manifestar su religión o sus convicciones individual o colectivamente, en público o en privado, por medio del culto, la enseñanza, las prácticas y la observancia de los ritos.
  2. La libertad de manifestar su religión o sus convicciones no puede ser objeto de más restricciones que las que, previstas por la ley, constituyan medidas necesarias, en una sociedad democrática, para la seguridad pública, la protección del orden, de la salud o de la moral públicas, o la protección de los derechos o las libertades de los demás.

Actuar desde la conciencia para prevenir un ecocidio puede ser descrito como un doble refuerzo del punto número 2, no sólo no está interfiriendo en la seguridad pública sino que está, de hecho, actuando en pro de esa seguridad pública. Los retos a los que nos enfrentamos hoy son retos del siglo 21: la injusticia de ocasionar un ecocidio es global por naturaleza: las corporaciones y estados nacionales están desatendiendo su deber de proteger al público del daño grave que causa la actividad industrial peligrosa. Donde se han formulado objeciones y no han sido escuchadas, el compromiso del
protector de conciencia de proteger las comunidades a menudo
conlleva un coste personal significativo o sacrificio. Actualmente, la mayoría de las veces, los objetores de conciencia están en primera línea del lugar donde está ocurriendo el mayor daño, y como es lícito que las compañías causen ese daño, los que terminan en un juicio son los protectores de conciencia. Sin embargo, históricamente, esto
es precisamente lo que ha impulsado un cambio progresivo, mediante las acciones basadas en la conciencia y examinadas por las Cortes de Justicia. Nosotros creemos, y la historia nos lo muestra, que nuestras leyes cambian cuando más gente se solidariza con la causa. Los protectores de conciencia están respaldados por las primeras generaciones de reformistas y movimientos populares, quienes retaron el Statu Quo de sus días, y como protectores de conciencia del siglo 21 en solidaridad colectiva, provocaremos un cambio en el curso de la historia.

 

EJEMPLO DE FRACKING

Los riesgos provocados por el “fracking” y otras industrias de extracción de gases similares, han resultado en prohibiciones, moratorias o restricciones, impuestas por diversos países. Estos países son los siguientes:

  • Europa: Francia, Bulgaria, Holanda, Escocia, Gales, Irlanda del
    Norte, Alemania e Irlanda.
  • Australia: Partes del Oeste de Australia, los Territorios del Norte
    y Tasmania tienen impuestas moratorias y el estado de Victoria
    ha prohibido el “fracking”.
  • Estados Unidos: Nueva York, Vermont y Maryland lo han
    prohibido.
  • Brasil: Alagoas, Piaui, Sao Paulo, Acre y Parana han prohibido
    el “ fracking”.

En los países donde el “fracking” aún no está prohibido, se han tomado muchas medidas para concienciar a los gobiernos nacionales, regionales y locales, sobre los riesgos de esta práctica. El daño puede ser inmediato, o puede tardar algunos meses (o más) hasta que se hace visible.El daño ecológico incluye la liberación de gas metano (de efecto directo en el cambio climático), daños a los mantos acuíferos y el derramamiento o fugas de químicos tóxicos. El daño alcanza incluso a la economía, creando una burbuja económica
insostenible. Uno de los informes más completos sobre el daño público causado por el “fracking” se puede encontrar aquí: 

Compendio Demostrativo de Resultados Médico-Científicos y Mediáticos de Riesgos y Daños del “Fracking”. Grupo de Profesionales de la Salud de Nueva York (CHPNY por sus siglas en inglés), (2016).

Dicho compendio, expone descubrimientos de investigaciones médicas y científicas que presentan hechos y pruebas de la significativa amenaza que el “fracking” representa para el aire, el agua, la salud, la seguridad pública, la estabilidad climática y sísmica, la cohesión comunitaria y la vitalidad económica a largo plazo.

 

SI HA SIDO ARRESTADO COMO PROTECTOR DE CONCIENCIA EN CONTRA DEL FRACKING:

Si está enfrentándose a un proceso legal en su contra debido a una acción directa y no violenta en oposición al actividad industrial del “fracking”puede usar nuestro Dossier de Daños y Alegatos en Corte. Por favor, mándenos los detalles del caso para que reciba una copia de éste. Será de gran ayuda por muchas razones:


1. Expone la evidencia del riesgo inminente y daño inmediato.
2. Corrobora su creencia y su postura consciente.
3. Acredita su aseveración de que tan pronto como comience la
perforación exploratoria, ésta representará un inminente e
inmediato riesgo de graves daños.

Si usted está encarando un procedimiento de la Corte Penal debido a una acción directa y no violenta relacionada con otras actividades industriales peligrosas, puede hacer uso de la plantilla del Dossier para crear su propio Dossier de Daños y Alegatos y presentarlo en la corte.

En su audiencia ante la Corte, puede también utilizar el documento del Fondo Fiduciario de Protectores de la Tierra (EPTF por sus siglas en inglés), como evidencia corroborativa de su conciencia y creencia de que la Tierra debe ser protegida y de que hay una laguna legal a estos efectos. Usted ha actuado con el conocimiento de que un daño grave, aunque legal, vulnera la creencia fundamental de una comunidad sobre la justicia. Este documento fiduciario forma parte de su Dossier de Daños y Alegatos y puede presentarlo ante la Corte como parte de la defensa de sus acciones.

Nuestra página de herramientas para activistas provee una
explicación detallada de cómo reunir y usar su Dossier de
Daños y Alegatos.
También podemos apoyarle directamente,
asesorarle y preparar la documentación para presentar su caso
en la Corte. Por favor, contacte con nosotros si necesita
nuestra ayuda. 

ACCEPTMISSIONBLOCK_water-protectors.jpg

PROTEGE A LOS PROTECTORES